La situación de los desfibriladores

¿Están lo suficientemente implementados en nuestro entorno?

En el metro, gimnasios, colegios, comercios grandes… Cada día vemos más desfibriladores en distintos puntos y espacios de las ciudades. Esas pequeñas cajas metálicas en cuyo frontal están dibujados un corazón y un rayo pueden parecer un objeto accesorio, pero son un salvavidas imprescindible. Y a tu alcance. En caso de parada cardiorrespiratoria, recurrir a un desfibrilador externo automático (DEA) puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte.

La muerte súbita es el fallecimiento inesperado y repentino de una persona “aparentemente sana, que 24 horas antes del evento cardiaco se encontraba bien”, según la definición que hace la Sociedad Española de Cardiología (SEC). Su principal causa es la fibrilación auricular, una arritmia cardiaca maligna que produce la pérdida de latido efectivo y que provoca que el corazón se pare en pocos minutos.

El inicio de la actuación en los primeros ocho minutos desde la aparición de la parada cardiaca es vital para recuperar al paciente, ya que “cada minuto que pasa conlleva un 10 % menos de probabilidad de supervivencia, cuando no existe intervención alguna”, apunta la sociedad. Por eso, hacer las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) y usar un desfibrilador resultan clave para mejorar la supervivencia.

¿En qué espacios es obligatorio un DEA?

En 2009, el Ministerio de Sanidad y Consumo estableció por primera vez las condiciones y requisitos mínimos de seguridad y calidad en la utilización de desfibriladores automáticos y semiautomáticos externos fuera del ámbito sanitario. Desde entonces, todas las comunidades autónomas han desarrollado su propia legislación, lo que ha dado lugar a un mapa heterogéneo al abordar la cardioprotección en nuestro país.

¿Dónde instalar, pues, los desfibriladores automáticos? Hay diez comunidades autónomas que siguen la normativa nacional, donde la instalación de estos dispositivos es solo una recomendación: Baleares, Castilla-La Mancha, Extremadura, Castilla y León, Aragón, Cantabria, La Rioja, Murcia, Ceuta y Melilla. Las otras siete (Andalucía, Asturias, Canarias, Cataluña, Comunidad de Madrid, País Vasco y Comunidad Valenciana) consideran obligatoria su instalación en diferentes espacios públicos o privados que varían en función de cada región.

Además, cada comunidad establece distintos parámetros que determinan dónde deberán localizarse estos dispositivos, como la afluencia de personas en diferentes lugares, los metros cuadrados o el número de habitantes de la región, entre otros aspectos. Por ejemplo, hay algunas comunidades, como Andalucía o Canarias, donde la localización de los DEA es obligatoria en instalaciones de transporte (aeropuertos, estaciones de autobús o ferrocarril) donde la población supere los 50.000 habitantes. En otras regiones, como Aragón, lo que se recomienda es disponer de un desfibrilador en las terminales de transporte internacional o nacional con un tránsito de más de 1.000 personas.

Cada vez hay más desfibriladores, pero son insuficientes para asegurar la protección cardiaca de los ciudadanos. El informe ‘Muerte súbita y cardioprotección en España’ presentado el pasado año recoge una serie de propuestas de actuación, entre las que destacan las siguientes:

  • Instalar desfibriladores automáticos en todos los vehículos de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.
  • Colocar DEA en autobuses urbanos y en las plazas públicas de las ciudades, así como en sus lugares más concurridos.
  • Fijar la instalación de DEA como requisito para la concesión de licencias a locales.
  • Implantación de desfibriladores automáticos en las empresas.

En el Circuito de Carreras, desde la implementación en 2016 del Protocolo de Asistencia Sanitaria lo tenemos claro, y a cada carrera, junto con el resto de medios médicos, el Circuito aporta cuatro desfibriladores automáticos portátiles que están a disposición de los medios sanitarios por si en algún momento hiciera falta su utilización.

facebook
twitter
gplus
instagram

Envía este enlace a un amigo...